La función del equilibrio

(Dudamel Rambler)

¿Para qué sirve el equilibrio?
No hay una respuesta única
 y unánime, aventuro dos:

-Para no tener que salir a buscarlo.

-Para acceder a un orden donde poder
reproducir las condiciones de producción
de equilibrio.

¿Se goza el equilibrio?
Entendido el goce por omisión,
se goza no padecer su falta.

¿Cómo obtener un equilibrio sano
y útil, o viceversa?

No sé, me dije y lo agendé  (y encontré
que ya lo había agendado: me repetía, y
dado a repetir, encontré que la repetición
es parte de las condiciones del equilibrio)

Obtenida una respuesta satisfactoria, 
avancé a punta de pregunta:

¿Para qué sirve obtener?

En principio, para dejar de necesitar:
cuando la necesidad cesa, desaparece
la tensión con el exterior y se restablece
el equilibrio.

¿El equilibrio es una necesidad?
No: las necesidades no preguntan, son.

¿No más preguntas?

Todo lo contrario, la necesidad siempre
genera dudas: es tensión, inquietud, es
algo a resolver para recuperar el equilibrio.

El sujeto es libre de adoptar las vías que crea 
convenientes o necesarias.


II
Hay un vaivén, hay mucho movimiento que
se ofrece, y hay muchos buscadores
de equilibrio.  
Es sabido: donde hay una necesidad hay
un negocio, o más.

El equilibrio es una aspiración sana,
compartida por propios y extraños.

Un equilibrio sano, es un pleonasmo.
Seamos sensatos:  ¿qué es la sensatez?

No sé, volví a agendar. Pero se cree que nos
hace más humanos, como los animales
de naturaleza sensata.


III
Hay un punto, un grado cero de
la necesidad y la percepción, en que todo
parece ordenarse en simétrica armonía:

Habría que detenerse. Me detengo a leer
la señalización instructiva:  
No se detenga, el centinela abrirá fuego.

El equilibrio puede esperar, hay otras
funciones en espera,  pero qué es:
¿una noción? ¿un concepto? ¿sensación?
¿un estado transitorio al que se aspira?

El equilibrio genérico, contiene todo
lo necesario. Luego, hay otras formas
subalternas que cada quien tramita
como puede.

Un pensamiento bien tramitado, produce
un discurso que genera empatía
y transmite equilibrio, atráe:

Gozamos de su lectura, 
aun cuando podamos discrepar.

Invertimos un tiempo en leer
este poema de equilibrios
para obtener sensaciones amigables
que tributen al placer de reconocerse
parte de un equilibrio superior.

Invertir en equilibrio es una decisión
saludable:  Nunca se sabe cuando 
podemos necesitarlo.


IV
Otras opciones disponibles:

-Es una opción distributiva que reside
en dividir las cargas. 

-Es el resultado de un juego de fuerzas.

¿Es un juego? ¿Un juego en que entramos
y salimos?

Paso: me reconozco en el juego,
pero debo pensar mi próxima jugada.

Hay que observar ciertos límites,
jugar con responsabilidad y moderación:

El juego puede producir adicción.

(El equilibrio no sabe ser libre:
cuando anda suelto, se pierde)


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s