Referencias

(Ricardo Galván)

 

Creciendo y careciendo

de toda habilidad,  el rastreador

avanza

sin pronunciarse ni volverse

otea esa intemperie sin delimitar sin

titubear sin titubear sin:

fija la vista devastada

a sus plantas,  rastros de un cultivo solapado

en la seguridad de lo espontáneo

fija la vista a la discontinuidad de un punto

aguza la intuición creciente hacia el sentido desbocado,

sin pronunciarse ni volverse

se repite:  esa intemperie titubeante que supo rechazar

al forastero que le avanza y entra,  no ofrece otra, ahora

resistencia al olfato avizor y al pensamiento rastrero

del rastreador que avanza indeclinable

fija la vista en el verdor de un punto, un brote que despunta

en lo unimembre del paisaje que se vuelve más verde

al verificar y ser verificado el punto de referencia.

la vista gorda en el verdor  (para lo que hay que ver, piensa

el rastrero para sí)

la vista fija en el desgano del ganado que engorda

en el curso de la presente observación:  ante el ojo

del amo ante el ano del amo  (anos sanos o anómalos no

alteran la función del órgano que engorda)

Hay amos buenos y malos,

amables y detestables,  entrañables y descartables

¿Ya encontraste el tuyo?

Anuncios

Mejor que decir

(Ricardo Galván)

Escribir es hacer,  hacer
uso de las propiedades del lenguaje
-creación humana, lo más humano que tenemos-

Mejor que decir es hacer, dicen.
Mejor que decir, escribir -a las palabras
se las lleva el viento-

Escribir es hacer: hacer uso de estas propiedades,
gozar de las condiciones de esta propiedad humana -ph-

Escribir sirve para hacer un uso apropiado
de otras propiedades -la propiedad es un
sentimiento altamente humano-

El hombre es algo que se apropia, se relaciona
con el mundo a través de la propiedad,
establece relaciones de propiedad: necesita saber
qué es lo que le pertenece.

Escribir puede ser una vocación -las vocaciones,
como es sabido, son patrimonio de la especie humana,
un producto de la evolución. Las otras especies
no conocen ninguna vocación-

En un principio, el hombre sólo conocía la necesidad.
Necesidad y vocación, no se diferenciaban.
Con el paso de la necesidad, fue adquiriendo nuevos
hábitos y vicios, cuya atención le demandaba cada
vez más trabajo. Así nació la división del trabajo,
y de la vocación: ésta se dividió, dando lugar
a la vocación de mando y la vocación de servicio.

Sobre las estrechas relaciones entre científicos y corporaciones

Por Paul Thacker / Huffington Post Durante casi 30 años Carey Gillam ha trabajado como reportera en el área de economía relacionada con las Corporaciones estadounidenses, los últimos 17 de los cuales lo ha hecho en la Agencia de Noticias Reuters, donde se especializó en escribir sobre alimentación y agricultura. En ese terreno se ganó […]

a través de Sobre las estrechas relaciones entre algunos científicos y las Corporaciones: entrevista a la periodista Carey Gillam — Periodismo Alternativo

utilidades (Ester Miño)

¿Para qué ser útil?

¿Por qué querer ser útil?

¿Es útil esta pregunta?

¿Hay preguntas útiles e inútiles?

¿Hay un coeficiente de utilidad?

¿Se debe optimizar la utilidad de todo?

¿Todo tiene que ser útil?

¿Todos tenemos nuestro lado útil?

¿Es útil buscar el lado útil de todo?

Alfredo Remus 3, Trauma

Maestros todos…

cuaderno de trabajo

Trauma es una grabación de 1968 del gran músico argentino a quien doce meses más tarde la célebre revista Down Beat calificaría como “bajista del año”. Éste, su primer disco, arranca nada más y nada menos que con una versión libre del superclásico “So what”, un poco después le sigue “Milestones”, como para que quede clara cuál era una de las influencias decisivas en aquellos años para los jazzeros criollos y hasta dónde llegó la sombra de Miles Davis. Hay también versiones de clásicos más estándar: “Autumn Leaves” y “Greensleves”. Es bien atractivo también el arreglo y la interpretación del latino “Manteca”.

El saxo de Jorge Anders y la batería de Osvaldo López completan el 3 y destacan junto al bajo grueso y pesado que Alfredo Remus conduce firme al costado. El disco está dedicado a Lalo Schiffrin y aparece por allí también la percusión de Domingo Cura. Un lindo…

Ver la entrada original 49 palabras más

Me alegro

Me alegro

de poder cambiar unas palabras

-ya que no puedo cambiar de piel

ni puedo cambiar el mundo-

 

Me alegro,

de poder cambiar unas palabras:

conmigo.

 

Me alegro de comprobar que

estamos solos,

y nadie nos fatiga ni reclama.

 

Me allano en esta silla,

de espaldas a la luz,

ante lo vano del destino

de todas las palabras,

que llegan a destino.

 

Me alegro de exceder,

en todo mi carácter de miembro,

sin otra aspiración a compartir.

 

Me alegro de alegrarme, a mi

pesar, y a cuenta de todos los

pesares precedentes y futuros.

 

Me alegro sin mesura.

Me alegro sin motivo.

 

Me alegro -como cualquier vecino-

de estar y de incurrir

y compartir la primera persona

del plural sin ninguna aspiración

y sin otro particular.