Autosuperación y Resiliencia

(Tomás Mercante)

Vos también podés resignarte.
 Desde una actitud positiva
 y ante una realidad hostil, indeseable,
 que no ofrece certezas ni oportunidades,
 la resignación inteligente
 puede ser una buena decisión.
 
 
 Hay que ser decidido,  aventurarse  
 a la resignación, es una oportunidad de
 integración.
 
 
 No estás solo, unas vez resignado
 podrás disfrutar de todas las ventajas
 de pertenecer a un colectivo inorgánico
 pero mayoritario, y con vocación de crecer.
 
 
 No te resignes a la marginalidad.
 No tenés por qué sentirte diferente.
 No estás sólo:  todos somos únicos.
 Yo también era un inadaptado, pero gracias
 a la resignación controlada, pude superarme
 y gozar del sentido de pertenencia.
 
 
 Vos también podés ser un resignado.
 Aceptar te transforma, negar te paraliza.
 Aceptate.
 
 
 La realidad es conflicto, no se puede
 cambiar el mundo: quienes lo intentaron
 terminaron mal, o bien, se resignaron y
 reconvirtieron.
 
 
 El que no se resigna, vive en tensión,  
 malgasta sus energías, padece y se amarga.
 El resignado se adapta a todo y sobrevive.
 Es lo que hay,  acepta sin conflicto.
 La resignación prolonga la vida
 más allá del sentido.
 
 
 Todos tenemos algo que resignar.
 No todo está perdido.
 Resignarse siempre suma.
 Sumate.
 
 
 Emprender la resignación
 puede ser trabajoso, pero es una decisión
 cargada de futuro:  asegurá tu futuro.
 Vení, la resignación te necesita,
 vos también podés sentirte necesario.
 
 
 Decidite:
 Animate a emprender!
  





			

Muestra poética | Miguel Ángel Bustos (1932-1976)

Low-fi ardentía

ARREGLO CON FRUTAS E INSTRUMENTOS DE VIENTO

Naranjos
hasta cuándo serán naranjos las calles del Tigre
y no el corazón de mi amor.
Pulpa de tu tremenda boca la toqué y se me fue por la noche entre
los naranjos volvió para pegarme como la rama más débil
o la ola más fría iniciando la tormenta
Y yo que creí que nos pondríamos juntos en nuestra vida de mil
años.
Trompa apaga la luz que desciendo solo a la ciudad de los
hombres. Apaga lamento de hierro y bronce entre los
naranjos.
Ahí voy lava tu cuerpo y vamos. Ah santa piel joven el mundo
será nuestro.
Silencio con la sorda alegría. Ahora duerme al fin. Clarín
entre los naranjos.

del libro Fragmentos Fantásticos (1965)

CASA DE SILENCIO

Un niño y un cuchillo, enamorados carne y hierro, buscan en el alma la selva que los salve.

Aromas y llantos…

Ver la entrada original 1.087 palabras más

Hongos y poemas

El mundo está lleno de hongos,
algunos aptos para el consumo
humano, otros venenosos.


Una cantidad no despreciable
nos pasan desaprecibidos.


El mundo está lleno de hongos,
ni animales ni vegetales:
constituyen una categoría aparte
dentro de los organismos vivos.


Como los poemas.


El mundo está lleno de poemas.
Una cantidad no despreciable
suelen pasar desapercibidos.


Los hongos se reproducen con facilidad,
y viven de los desechos de otros organismos.
Como los poemas, proliferan a partir de
materia muerta.


La descomposición es un signo vital,
la forma en que la vida se recicla
gracias a la muerte.


El hongo posée un metabolismo simple:
sólo necesite un poco de materia orgánica,
viva o muerta, y un poco de humedad.


Como los poemas (aunque la poesía puede
ser seca y dura)


El mundo está lleno de hongos
y de poemas
en continua expansión.


La naturaleza expansiva
de hongos y poemas
es la forma en que la evolución resuelve
la perdurabilidad de la condición efímera.


La vida útil de un hongo
es acotada, casi como la de un poema,
pero en condiciones normales
ambos parecen aceptarlo sin conflicto.