Luchemos por la vida

(Horacio Ruminal)

                   "Si llevamos una contradicción
                   hasta sus últimas consecuencias,
                   se transforma en su opuesta"
                                             Amado Nervo


La vida es lucha,
hay consenso entrambos bandos.

Nadie lo niega, no sabemos con
certeza cuantos bandos hay, pero
se sabe que la vida es lucha; es
lo único seguro junto con la muerte
(que por el contrario, no es lucha)

Del resto de lo que podría ser la
vida, se sabe poco.  Se especula,
según la suerte, el conocimiento
y la experiencia de cada mortal.

No se sabe qué es la vida, más allá
de algunas funciones mensurables.
Pero aceptamos que la vida es lucha,
si algo es, y resulta natural que la
lucha por la vida ocupe un buen
segmento de la vida, cuando no toda.

Es sabido,  que en toda lucha hay 
ganadores y perdedores:  es natural
que los últimos se impongan en
número.

Luego, el que lucha sabe que puede
perder, pero que si no lucha está
perdido, como escribió un conocido
luchador.

II
Sabemos bastante de luchas.
La lucha es conflicto, confrontación,
oposición:  Contradicción.

Incluye dos formas bastante definidas:
Defensa y ataque  (el orden debiera ser
inverso, ya que nadie se defiende si no
es atacado)

Unos avanzan, otros resisten.
Si la resistencia es exitosa, se puede
aspirar a un contraataque:  

La vida es pródiga en oportunidades
para el que aspira.  Hay aspiraciones
disponibles para todos los participantes,
contendientes, contribuyentes, socios
o aspirantes.

III
Las aspiraciones son lo más parecido
a la justicia:  cada cual puede tener
las que crea merecer.

Concretarlas, dependerá de su aptitud
para la lucha.  Pero ésto no desanima
al luchador, por el contrario:  es un
estímulo, la dificultad agrega valor
a la conquista.  Un conquistador sano,
disfruta tener que luchar por lo que
aspira  (luego aspira a seguir luchando)

No hay contradicción que no pueda
resolver la lucha:  la vida es lucha.

Luchemos por la vida:
No hay contradicción por fuera de
la vida y nadie puede aspirar al estado
de reposo absoluto, aunque sabemos
que vamos hacia allí.

La vida es lucha, la muerte no.
La lucha nos mantiene activos
y es un buen pasatiempo hasta
poder averiguar qué otra cosa
es la vida.

Si la vida es pura contradicción,
es natural defender las propias 
contradicciones y luchar por esa
causa justa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s