El catador y la flagrancia

(Remigio Remington)

El desacato del cateto
pudo alterar el eje
de la bisectriz:

Ya no seré neutral,
ya no seré feliz
ni equidistante.

Soy Beatriz, creo haber 
sido una buena bisectriz.

Ahora nada puedo hacer:
soy lo que hago, confesó
en un último suspiro ante
la mirada autorizada del
catador desencantado,
sorprendido en un desliz

(Parecía estar fuera de juego,
habría que observar la repetición
desde otro ángulo: es muy finito,
deslizó el ayudante de campo)

Las autoridades de aplicación
están abocadas a despejar la
zona de duda y proyectar la
trazabilidad de la nueva
bisectriz actualizada:

El conocimiento es dinámico,
necesita ser actualizado a cada
paso para que la evolución no
se detenga.

Ésto ya no es lo que era
(se percató el catador desencantado
y desdentado desde entonces ante
tanto desacato no deseado)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s