Alambiques

(Ricardo Mansoler)

Cuánto alambique que no
se comunica, cuánto alambique
sin un que, un aunque o un tal vez.

No es común al arte 
la comunión de penas,
alambicado o austero
no es común ni natural
como la pena sana.

El manco estira su muñón
y el pan se cae,
no hubo milagro.  Todos los cuerpos
caen, sin pena ni gloria, se malogran.

Descaecen a medida que discurren
sobre las alcantarillas y las horas.
Hoy no está de moda hablar del tiempo,
el tiempo escasea por el desarrollo 
de las comunicaciones.

El exceso de intercambio
nos hace más veloces
en la práctica del sexo virtual,
pero hay que acicalarse.

Cuánto alambique languidece
en soledad, por no poder compartir
la envidia.

El arte sana, aunque sea ajeno
al sujeto alambique y al sujeto
alambicable.

El arte sana, más no subsana
la falta al que comete.

Una pena, en su unidad,
no naufraga ni se ahoga 
en tal o cual tisana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s