El sueño colectivo ¿Un anacronismo?

(Luis Espejo)

Ahora hay menos contratiempos,
para el hombre de la calle
como para el ama de casa.  La vida
cotidiana es menos azarosa; es más difícil
perderse entre la gente, entablar diálogos
con desconocidos.  
Ya nadie pregunta la hora, todos saben y
tienen la información que necesitan para
no perderse, y mantenerse ubicados en el
tiempo y el espacio.

En los transportes públicos, ya no se cruzan
miradas intrigantes, sugestivas, insinuantes
o deseantes:  Eso era antes, ahora nadie se
entera con quien viaja; cada uno atiende su
pantalla.

Antes, las relaciones eran otras; éramos otros,
no sé si era mejor.

El colectivero, además de lidiar con el tránsito
tenía que hacer los cambios, abrir y cerrar
puertas que eran otras y vender el boleto y
dar el vuelto:  Todo tan natural, que hasta se
permitía encender un cigarrillo  (una buena
señal para algunos pasajeros que viajábamos
al fondo:  Si fuma él, podemos fumar todos)

II
Me demoré. No encontraba con qué pagar el
boleto, hurgaba en los bolsillos sin resultado:
ni monedas, ni billetes  (ni siquiera las llaves
en su llavero descansando en el bolsillo derecho
trasero  -los zurdos manipulamos ciertas cosas
con la diestra- ) 

Conviene relajarse en estos casos, pensé.  De
algún modo iba a pagar mi boleto:  yo nunca
dejé de pagar, nunca me reconocí deudor y 
nunca me ví en esta situación.
El chofer lo entendió con naturalidad, y 
mantuvimos una conversación distendida
mientras yo seguía buscando  (volvía a buscar
donde ya lo había hecho, en busca de un 
resultado distinto:  algo común y normal a
la especie)

III
Creo que para tranquilizarme, en un gesto de
comprensión, me mostró un instructivo con
bellas ilustraciones sobre distintos objetos y
valores que la empresa aceptaba  como pago, y me
pareció más que interesante : ¿Cuántas cosas hay
que ignoramos, hasta que nos toca atravesar una
situación especial y anómala, como ésta?

Había hasta llaveros como el mío  (Ya encontrado:
estaba en el bolsillo izquierdo, como nunca)
llaves, talismanes, recuerdos familiares, medallas
de honor, libros, gemelos, sacapuntas, trofeos
deportivos, condecoraciones de guerra y hasta la
cinta azul de la popularidad.

Pensé:  uno siempre lleva encima algo inútil, que
puede sacarlo de un apuro y recobrar inesperadamente
la utilidad perdida   (la utilidad siempre se pierde con
el tiempo)

No puedo estimar el tiempo que me demoró este
trámite, ni cuantas paradas duró nuestro diálogo,
pero al cabo pude efectivizar mi pago.  No podría
precisar cómo lo hice, pero algo encontré:  Seguro
no era nada que me importara mucho, de lo contrario
lo recordaría)

IV
Agradecí su paciencia al conductor, que me respondió
con un gesto comprensivo de complicidad y deslizó,
en un tono amigable, de franca camaradería, que en lo
posible había que tratar de no distraer demasiado al
colectivero en ejercicio de su función.  Lo que no pude
menos que compartir con una mirada solidaria:

Sí, bastante tienen con su trabajo, pensé mientras
avanzaba hacia atrás, a disfrutar el resto de mi viaje
como buen pasajero…

(Para redondear el desenlace feliz, falta agregar
que al llegar al fondo de la unidad, pude observar
que nuestro conductor encendía su cigarrillo, 
es decir el nuestro)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s