Victoria y teoría de valor

(Esther Miño)

El hombre vale por lo que hace,
la mujer por lo que es:
Escribía Victoria Ocampo
desde su casa de campo.

Pero
¿Qué es lo que es?
¿un cuerpo, una forma?

(Podría incorporar alguna definición
filosófica, una especulación ontológica,
podría incorporar: 
sólo los cuerpos incorporan,
pero sólo algunos cuerpos:  los vivos.

Ahora estamos en condiciones de
incorporar:  Incorporar es condición
para ser, además de un signo vital.

¿Somos lo que incorporamos?)

Ser mujer es una forma de ser, 
como hombre, rata, bacilo
o demonio de Tasmania.

Pero el hombre no se conforma
con ser, necesita otro verbo:
hacer.

Ser mujer es una forma de ser.
Ser hombre es una forma de hacer.

Hacer, es cosa de hombres
(El Hacedor, si algo es, es masculino)

No, no alcanza ser hombre para hacer
como los hombres:  Primero hay que
hacerse hombre, alguno abandonan en
el intento.

II
El hombre vale por lo que hace:
necesita hacer para ser valorado
(Los que no hacen despiertan dudas,
algo que no goza de valoración social)

Hay hombres de acción
y hombres de palabra. 

Pero la acción es el atributo viril
por antonomasia: Un hombre de acción
es siempre más viril que un hombre de
palabra. El tamaño no importa.

El hombre vale por lo que hace,
el resto es sólo valor agregado…

Pero ser no es hacer, Victoria supo
reconocer la diferencia, hay que 
saber reconocer:

La victoria del hombre, es obtener
reconocimiento por lo que hace.

Pero el verdadero desafío, está en
las antípodas de la acción: 
Ser reconocido por lo que no hace. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s