Esto no es un poema

(Aquino Lamas)


¿Cómo sé que soy un poema?
Preguntaba el poema vacilante -y por
tanto sospechoso-  al arribar a un mundo
poblado de sospechas y poemas.

¿Y tú me lo preguntas?
Repregunté, para citando ganar tiempo
y elaborar una respuesta no tan
improvisada  -es algo natural improvisar:
casi todas las respuestas que emitimos
son improvisaciones-

Mi respuesta no pareció satisfacerlo,
sospeché que le resultó sospechosa
-como suele ocurrir con las respuestas
que preguntan-

Mientras el poema vacilaba, pensé
otras respuestas disponibles:

-Nunca lo sabrás.
-Hay preguntas que no tienen respuesta.
-Para qué quieres saberlo, mi linda
 flor de ceibo.
-Menos averigua Dios y perdona.

Y otras tantas, que descarté por ésta:

No hace falta ser poema para ser,
ni siquiera tener título habilitante
ni categorización alguna.
No hace falta tener nada para ser
alguien o algo: 
el alga no sabe que es un alga,
pero es;  no tiene que aspirar 
a nada para nadar y ser.

Un poema es muchas cosas
y otras tantas que no es.

Para verificar su cumple
toda condición poética, habría
que recurrir a la autoridad de
aplicación.

Pero los poemas genuinos, verdaderos,
no preguntan qué son ni cuántos son
(aunque pueden preguntar cuánto es
y formular otras preguntas)

Saben, que un poema que pregunta
demasiado, es siempre sospechoso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s