Obsolescencia: oportunidad y desafío

(Abel A. Borda)


Obsolesce, que no es poco,
se observa la evolución
de las variables naturales
y el desove del abrojo.

Se busca compatibilidad funcional
entre cadáveres de distinto signo.

La emisión total
está bajo control: 
seguimos transmitiendo
la información correcta.

La curvatura deseada reproduce
cada función prevista.

El ojo avizor encuentra
las respuestas que necesita
(incluso alguna más)

El paisaje evoluciona
de acuerdo a los parámetros:
hay páramos y páramos,
no paramos.

Se registra el movimiento
de un pesudópodo divino
que se arrastra, no sabemos desde
cuando: su emisión precede
todo orden.

No hay datos precisos
pero el desierto crece,
aunque no se reportan nuevas
víctimas en la pantalla del
ordenador.

Hay recursos para aspirar
a una tercera dentición:
ya están brotando otros dientes
con diseños novedosos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s