la culpa y su gestión

(Amílcar Ámbanos)

¿Tenemos las culpas que merecemos?
¿Merecemos las culpas que tenemos?
¿Tenemos todas las culpas 
que nos merecemos?

¿Son distintas estas preguntas?

¿Alguna te parece capciosa?

(Clasifica por orden de mérito)

Ahora escribe una pregunta al azar,
sin repetir culpa ni repartir culpas.

Vuelve a leer el enunciado
en el orden provisto:

¿Cuál es la verdadera?

¿Podrías completar esta pregunta?
(Contesta por sí o por no)

…

Si llegaste hasta aquí, significa
que tu culpa fue aceptada:

¡Felicitaciones!

Aceptada la culpa
¿Hay que asumir y sumar?
¿Hay que esperar que coincida el resultado 
y sumar las respuestas correctas?
¿Hay que mantener la calma, y esperar, 
como buen contribuyente, una extensión
del pago que alivie la tensión mientras se
aspira a una resolución justa?

¿Dónde poner la culpa concurrente?
¿Se debe merecer para tener?

…

¿Tenemos las culpas que merecemos?

¿Cómo obtener la absolución, saldar la
deuda residual y gestionar el remanente
para exhibir un saldo positivo?

¿Cómo obtener el correspondiente
comprobante autenticado que acredite?

Hay una fórmula precisa, no todo
es pérdida, no todo está perdido:

La solución final, liberadora, 
inteligente y sustentable:

Los inteligentes buscan soluciones,
los inútiles buscan culpables.

¿De qué lado querés estar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s