Anzuelos naturales

(Ricardo Mansoler)

La autoridad es relativa
en el horizonte poético
y en la vorágine aborigen 
de esa selva ambigua.

Los movimientos van y vienen
buscando centros de atención
donde resolver sus propias 
tensiones adquiridas.

Hay corrientes y contagios
pasajeros que cuentan y que no,
conatos y réplicas difusas
que concurren a la ilusión
que fluye y desemboca.

Nadie nada por sí mismo
en ese río, ni hace agua
que no pueda reciclarse.

Todo fluye, a veces algo resplandece
con la fugacidad de una buena
reproducción.

La libertad fluye, al asociar y reproducir
el juego asociado de las almas solitarias,
aferradas a esa soledad ambigua.


II
Se busca lo original,
el origen de la repetición
refleja  “Todo texto es la absorción
o la transformación de otro texto”

Texturas:  El origen de la reputación
-el brillo como anzuelo-

Matices:  Elegir los azulejos, los tonos
del ambiente, la mampostería del poema
-hay notas, cromatismos que proveen
continuidad al cuerpo del poema-


III
La naturaleza del anzuelo, 
basa su éxito en presentarse oculto,
encubierto en esa ausencia presunta
como carnada:  parece lo que no es
escondiendo lo que es.

No es percibido por su destinatario
sino cuando ya es demasiado tarde.

-El poema como revelación:  Nada era
lo que parecía, la realidad son capas:
adentro está el anzuelo-


Lo velado:  Velo, carne, palabra,
tributan a la muerte, bajo distintas
formas.

-El poema no tiene fin, es un fin
en sí mismo: la forma es su anzuelo-

Es tarde para arribar a la verdad,
el tiempo no nos acompaña.

Los anzuelos saben esperar,
el brillo de su ausencia 
convive sin conflicto
con toda necesidad.

Es tarde para aspirar a producir
originalidad, cada anzuelo es soberano,
aunque no se reconozca.

El arte está en saber presentarlo
sin que se vea:       
                                      Ahí está... 
sabemos, sospechamos,
aunque nadie sabe donde anda, 
ni el receptor ni el emisor, no hay
observador imaginario pueda dar cuenta
del paradero del anzuelo:  ¿estará acá?
puede que sí, puede que no, puede que siga
descendiendo, como el poema y su plomada.


IV
Hay que esperar, sólo hay que esperar.
Podemos calcular el tiempo que se pierde
al esperar, al desear, al despertar.

El éxito es esquivo, como el arte:
existen para pocos.

Emitir en el agua, y esperar,
esperar a que pique.

El éxito definitivo, guarda una relación
simétrica e intensa con la noción
de unidad. La unidad como destino:
Carnada, anzuelo y víctima, son uno
-un destino provisorio-

De la continuidad del agua
a la unidad como sentido
-el sentido siempre es útil, y al igual
que el anzuelo puede ser reutilizado-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s