La sana ocupación

(Carlos Inquilino)


Venimos a ocupar,
ocupar espacios y disputar
con otras especies.

Hay una ocupación genérica
y otra específica.

Luego, la disputa evoluciona,
hacia adentro de la propia especie
ocupante:  los más aptos, ocupan más
y mejores espacios.

Esta disputa no tiene fin, 
la distribución de espacios y propiedades
nunca es definitiva, está sujeta a evolución
y le asignamos el valor de un orden.
Aceptamos: la sociedad es dinámica.

Desde la conquista de la conciencia
y el acceso al Orden Simbólico, nos
reconocemos sujetos, portadores y productores
de conocimiento, y únicos productores
de sentido.

Esto nos diferencia de los otros animales,
incapaces de diferenciar, de valorar, de acumular 
y de justificar su presencia con ocupaciones dignas
y producir alguna utilidad.

Habitan un plano inferior, sin aspiraciones, regido
por el instinto, un mandato biológico de evolución
tan lenta como dudosa  (una hormiga actual, es casi
idéntica a las originarias de hace un millón de años)

El conocimiento acumulado, nos indica que no hay
evolución sin orden.  El Orden Natural, si existiera
tal cosa, limitaba nuestras aspiraciones evolutivas:
Era algo que merecía ser superado.

Lo hacíamos, pero sin conciencia, de un modo natural,
tan solo por la necesidad de ocupar espacios: la
expansión es propia de la evolución, así como la
expropiación y la usurpación.

Ahora adquirimos conciencia.
Somos plenamente conscientes de nuestro mandato
evolutivo  (aunque la conciencia es algo que siempre
puede expandirse) y disponemos los recursos para
dar respuesta a ese hecho biològico.


Venimos a ocupar,
a conquistar, usurpar, desalojar y producir
nuevos sentidos.

Venimos a instalar otro sentido: 
el verdadero sentido productivo, sostenible
y escalable a valores evolutivos confiables.

Sabemos que todo lo que existe en forma natural
nos pertenece. Son recursos naturales para nuestra
evolución, que es la del mundo sensible y de la vida,
desde que la evidencia científica nos confirma
como vanguardia evolutiva.

Todo lo que existe merece ser superado,
llámese Orden Natural, biomasa o sujeto
histórico.

Venimos a ocupar, creemos que el estado
de ocupación es el único capaz de dar respuesta
a todas las necesidades.

Sabemos que todos los Estados actuales 
proceden de la ocupación.  Tenemos fundamentos
para expandir nuestra ocupación y combatir la
desocupación en todos sus frentes.

Venimos a ocupar y venimos a invertir,
la ocupación histórica es un hecho irrefutable
Hasta hoy, la ocupación se mantiene al tope
de las inversiones más atractivas.

Estamos en condiciones de afirmar:
la ocupación es la mejor inversión.

Sin inversión no hay desarrollo
ni evolución posible.

El estado de ocupación
es la más alta expresión
de la carrera evolutiva:

Venimos a ocupar espacios
y a disputar con otras especies
y otros ocupadores:

La sana competencia, es lo único
que impulsa la evolución.

Hay que aspirar a la plena ocupación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s