La vocación correcta

(Onésimo Evans)

No corrijas ni nades
en las aguas asépticas 
de la corrección genérica.

Ante una vocación incorregible
conviene vacilar, y preguntar 
por el sentido en que se nada.

No corrijas ni nades,
ante las filiaciones del gusano
cualquier observación es aleatoria.

El error es tan humano
como el corrector libre y soberano.

No corrijas a naides.
Nadie es quien para evaluar
a naides  (hay entes calificadores,
correctores de estilo y verificadores
independientes)

Hay mucho que ignorar,
no ignores.

¿Existe el éter?
¿A qué velocidad se descompone 
un sacramento?  
¿Qué es la atracción a sangre?
¿Se puede producir sentido en el vacío?
¿Qué nos atrae de él?
¿Cuánta atracción puede soportar un cuerpo?
¿Somos capaces de atraer las inversiones que
merecemos?

Escalas y valores, vacilan
en el fluído nativo que te mece, 
¿sabés nadar?  ¿te recibiste?

Todos somos receptores y dadores,
nadador, nadadora.
Y siempre habremos justos y pecadores.
Nada adores, nadadore.

Si la ambición descansa en el pecado
y la codicia es vana, no te vanaglories
en tu código de barras, ni te regocijes
en el error ajeno y no forzado.

No corrijas ni nades
(en aguas extintas o estancadas
no hay corrientes)

El error no es un accidente,
es un camino humano, a saber,
como el pecado.

Y el  que peca tiene el futuro asegurado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s