La evolución de la pasión





(Horacio Ruminal)

Usurpar,
un verbo transitivo.
Todos podemos usurpar
y ser usurpados.

Usurpar, verbo entrañable,
expresa una acción tan natural
como útil al animal que emprende,
y nos acompaña desde los albores
de la Historia civilizada.

Nuestro estado actual, no está nunca
libre de ser usurpado por otro.
No es para preocuparse: Sólo se puede
usurpar a otros.

Verbo entrañable, hay quien afirma
que es la base de la civilización:
Todos los estados modernos
y desarrollados, proceden de la
usurpación.

II
La usurpación, puede incluir casi todo:
territorios, bienes, cuerpos, palabras
-como vida- y otros recursos naturales.

Al cabo, la Historia suele justificarlo
como algo natural desde un pretendido
darwinismo: Siempre fue así, se imponen
los más fuertes, aptos y capaces de adaptarse.

Al presente, la usurpación se ha diversificado.
Hay formas que son consideradas opinables
o punibles, pero sigue siendo practicable y
legítima, si se emprende con prolijidad y se
ajusta a derecho, o se obtiene la seguridad
jurídica.

III
El derecho a usurpar, mantiene su vigencia,
acompañando la evolución natural de las
relaciones humanas, determinadas por las
relaciones de producción.

La evolución de la Justicia, una rama de la
Política, una rama de la Economía, contempla
también el derecho a usurpar derechos (los
derechos no son para siempre, en nuestras
sociedades modernas, dinámicas, en constante
evolución)

La usurpación, un concepto de amplio espectro,
un significante con más sentidos que funciones,
que nunca deja de generar oportunidades.

Es útil conocer que es una forma de apropiación,
la usurpación. Vinculado íntimamente con el de
propiedad, como éste al de riqueza.

¿La riqueza se crea?

Sí, a través de la usurpación de bienes, territorios,
o fuerza de trabajo.

La propiedad, es tan natural como la usurpación.

La naturaleza de la usurpación, es diversa, como la
de lo que puede ser usurpado. Pero no reviste mayor
interés: Transcurrido un tiempo razonable, el usurpador
deja de ser percibido como tal, y puede gozar libremente
del producto de la usurpación, como del reconocimiento
social.

La usurpación, es una buena inversión, acaso la mejor
(junto con la educación: gracias a ella, la aceptamos
como algo natural)

La usurpación es un emprendimiento seguro, basta
animarse a emprender.

IV
La usurpación, un hecho cultural que nos constituye
y trasciende todas las culturas:

Venimos a usurpar, provenimos de usurpaciones,
y estamos en condiciones de seguir usurpando,
mientras siga siendo útil y generando oportunidades.

Gracias a la usurpación, valoramos la importancia
de disponer de Pueblos Originarios, que pueden
enriquecer nuestra cultura diversificada.

V
Hay quienes aventuran que todo lo que somos
lo debemos a este verbo, y que a lo largo de la
Historia, este recurso ha evolucionado en
sentimiento: Un sentimiento inclusivo (todos
somos usurpadores) y exclusivo de la especie, que
acaso sea el que mejor defina la condición humana.

Siempre habrá algo que usurpar, sostienen
y aseveran: La usurpación no tiene fin,
ni lo tendrá mientras exista un cromosoma
humano.

VI
Pero existe un pensamiento que lleva aún
más lejos esta idea:

El hombre no puede vivir sin pasión,
y la usurpación es una pasión,
tal vez la más humana.

(Estos pensadores apasionados, apuestan a la
evolución, tanto de las pasiones como del
lenguaje, y auspician un futuro de plena
libertad, donde se reconozca la libertad de
usurpación.

Esta fe -la fe es una pasión- los inspira
a especular que más temprano que tarde
usurpación se escribirá con “s”, como
ellos ya lo hacen)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s