El pensamiento abstracto y la oportunidad histórica

(Horacio Ruminal)

El desierto crece
pero el lenguaje
está plagado de oportunidades

¡Aleluya!

Podemos consensuar,
disponemos de los recursos
necesarios para generar las condiciones
aceptables en las que producir
un discurso sustentable

Somos capaces de crecer
y sumar, de cara al futuro
y sus nuevos desafíos

El desierto crece
pero el lenguaje está plagado
de oportunidades

Hay que buscar consensos:
estimular los vínculos positivos
y el desarrollo de la empatía
como recurso renovable, para
gozar de una gestión productiva
de nuestras emociones, aprovechar
la energía cinética y liberar las
fuerzas productivas de cada
contribuyente

Cada uno desde su lugar, puede 
aportar su parte y producir 
sus propias endorfinas, dopamina,
serotonina o adrenalina, según
su necesidad y deseo:  

No hay mucho más que desear,
sólo hay que obtener consensos:

Donde hay una necesidad
hay una oportunidad,  o más

No nos une el amor, sino la deuda
y la culpa concurrente:

Algo habremos hecho,
podemos consensuar

El desierto crece
a un ritmo sostenido,
pero el lenguaje está plagado
de oportunidades

El exceso de oportunidades
requiere la adopción de técnicas
y el desarrollo de los instrumentos
adecuados, para una gestión eficaz
e inteligente de los recursos electivos

Si somos capaces de tomar buenas
decisiones, es posible mantener un
crecimiento sostenido, en armonía
con el entorno, en un clima saludable
y atrayendo inversiones.

El desierto crece
a un ritmo sostenido, pero
el lenguaje está plagado
de oportunidades

Hay que lograr consensos
y empatizar con la desertificación
para sostener el ritmo de crecimiento

Estamos en condiciones de afirmar
y certificar:  los desertificadores
están generando nuevas oportunidades.

El poema como consumo problemático





(Dudamel Rambler)

La duda, envilece y debilita
el desarrollo del pensamiento positivo,
es un consumo de energía improductivo.
Dudan los pusilánimes, los débiles, los  
inseguros, los filósofos, los poetas.

El poema es un objeto dudoso,
sin valor de cambio ni utilidad residual,
puede producir inquietud, perplejidad,
desazón, extrañamiento, angustia o
risa, e incluso indiferencia.  Pero no
produce riqueza, utilidad, ni genera
oportunidades.

El poema, ofrece más dudas que certezas.
No se necesitan poemas, hay más que
suficientes. Quienes deseen otros, pueden
hacerlos, en su soberana soledad, y luego
consumirlos sin mayor culpa.
La autogestión es una respuesta justa y
sensata a cualquier necesidad suntuaria.

Es justo que cada uno produzca
los poemas que consume, por lo menos.

Si este poema se te antoja injusto, dudoso,
opinable o descartable, compartimos el
sentimiento, aunque nos reservamos el
derecho de aceptarlo.

(El uso de la 1º persona del plural, es un
recurso retórico que alimenta la ilusión
de unidad, genera empatía y desarrolla el
sentido de pertenencia:  Hay que pertenecer)

Si este poema te resultó útil, se reciben
adhesiones, adherencias, se aceptan donaciones,
ofrendas, suscripciones, subvenciones y otras
excrecencias.

Aceptamos todo.

La evolución vertical

(Tomás Lovano)

Un conato de justicia
a la sombra de un eje
que perece.

No se encone, señora,
es sólo un ejercicio,
a falta de luz
y de modelos que iluminen
estamos replicando.

Se debe perecer,
nada esperes :

me lo dijo Pérez, un autodidacta
avanzado, humilde como pocos,
que nunca perdió el optimismo.

Somos una masa
que sabe adonde va,
no puede haber temor.
Hay un futuro:

La cantidad de materia es estable,
lo único efímero y perecedero
es lo subjetivo, el individuo.

Pero juntos somos imparables.
El consenso salva vidas
y puede hacer milagros.

(Nos ponemos de pie)

Hay que volver a lo verificable.
Se debe ajustar los plazos de
la sombra al contorno de la duda
autóctona, para no caer en la
desinversión epistémica y en la
precarización semántica.

Somos dos y estamos divididos
pero podemos tercerizar
y consensuar.  Hay nuevas aplicaciones
disponibles.

La verticalidad nos une,
el Ser Vertical
capaz de pronunciarse
en un sentido dado
y peticionar a las autoridades.

La Repetición de peticiones
heredadas por generaciones
de peticionantes, ha de madurar
y dar sus frutos.

El orgullo ancestral de 
descender
en sentido vertical.

Para que nuestros descendientes
puedan sentirse orgullosos
de su destino vertical.

El orgullo de pertenecer
a una especie superior
que no se conforma
y va por más.

El orgullo de producir
valor, es decir sentido,
es decir conocimiento.

El orgullo de saber,
y saber agregar valor
al conocimiento 
de los distintos valores
escalables.

El orgullo de saber,
de sabernos biomasa.


Recreo

(Horacio Ruminal)

Creo en lo que crece.
Creo en las creaciones que crecen.
Creo en cualquier creencia que acredite
un crecimiento histórico.

Creo en la selección natural
y en la selección sobrenatural, fuente 
de todo crecimiento justo.

Creo en el poder de la reconversión
y en la reconversión del poder:
el poder corrompe 
pero la corrupción empodera.

Creo en los ciclos que se cierran
y en la apertura de los mercados.
Creo en la salida negociada
del mundo del intercambio.

Creo en la neuroeconomía,
en la neurofilosofía y en las buenas
prácticas epistemológicas.

Creo en la normatividad, en la 
multiplicidad de los disciplinamientos,
en la diversidad como fundamento
y en los entes autónomos.

Creo en los metabolismos superiores,
en las metas de la manipulación
inteligente y en la autosuperación.

Creo en la ecuación costo – beneficio,
en las opciones disponibles para agregar
valor y ampliar los servicios.

Creo en la vocación de crecimiento.
Creo en todo lo que crece
por propia voluntad o de terceros.
Creo en la tercerización de todo
como fuente de oportunidades.

Creo en la igualdad de oportunidades
para todos los sectores del oportunismo.

Creo en el poder sanador de la palabra
y en la contaminación sustentable
de los recursos semánticos.

Creo en el verbo encarnado
y en la ciencia neurocognitiva.
Creo en la gestión positiva
de nuestras emociones y emisiones.

Creo en el diseño inteligente, 
en el poder de la concentración
y en la concentración de poder.

Creo en la iniciativa privada,
en los modelos inclusivos 
y en la capacidad de decisión
de los más capaces.

Creo en el trabajo de la empatía
como generador de liderazgos positivos.

Creo en la utilidad de reciclar, en las
utilidades que se reciclan
en modelos replicables, proyectables y
escalables.  

Creo en las nuevas escalas de valores
que impone la evolución, y junto al
desarrollo de consensos empáticos
nos permitirá crecer a valores impensados.

Creo en la libre circulación
de mercancías y sujetos.
Creo en las economías circulares.

Creo en la voluntad de crear y recrear.

La Neuropoesía libera endorfinas,
y nos libera de los malos hábitos poéticos,
como el uso recurrente de la repetición
y el vicio de repetir en forma recurrente,
fuera de los patrones apropiados.

Es más:  Nos libera de las aspiraciones
indeseables y neurotóxicas
y del ocio mal tramitado

El buen poema

(Ricardo Mansoler)

Un buen poema, nunca termina
antes de tiempo, 
ni antes de la última palabra,
aunque puede prescindir:  
no necesita tener la última palabra.

Un buen poema, es más
que un paisaje de términos.
Es más:  nunca es igual a la suma
de los elementos que lo componen.

Un buen poema, nunca ofrece
todo lo que es en una sola lectura.

El lector de poemas
puede no saber que es
un buen poema,
ni qué es un poema.

Hay lectores que no saben.

Un buen poema
no necesariamente obedece
ni satisface las expectativas
del lector.

Sabe: 
no es necesario ni posible
complacer a todos.

Todos los poemas
tienen algo que falta.

No hace falta saber
qué es un poema
para que sea el poema.

Un buen poema
no sabe que es
un buen poema.

El poema oportuno

(Ricardo Mansoler)

En el mundo de las oportunidades
el poema representa un desafío particular,
diferenciado de la continuidad de desafíos
que propone la realidad sensible.

¿Hace falta una sensibilidad distinta
o superior, para emprender un poema?

-No parece, el orden sensible que expresa
y reproduce la palabra, permite todo tipo
de experiencias y experimentaciones.

¿Se puede afirmar que la manufactura del
poema es un trabajo?

-Sí, como cualquier otro.

¿Se puede afirmar que ese trabajo dignifica?

-No, como cualquier otro.

¿Es oportuno que el poema hable del poema?

-Es una oportunidad, a sabiendas que fue hecho
en muchas oportunidades, y sin embargo
se sigue haciendo, lo que significa que no
es un tema agotado:  La oportunidad existe.

¿Cuáles son los verbos que representan las
funciones del poema?

-Ensayar, evocar, provocar, revelar, ocultar,
 distorsionar, cuestionar, jugar, conspirar,
 desafiar, burlar, etcétera.

¿Cuál es el verdadero desafío del poema?

-Decir lo que no puede ser dicho.

¿Y para qué insistir con un desafío inútil,
que en verdad es falso?

-En el mundo sensible, casi todo es falso,
también los desafíos, y el sentido de esta
palabra.  

Una falsa opción…

-Ante las falsas opciones, el poema resiste,
ofrece resistencia.  Puede que sea una
resistencia vana, pero es lo único que
puede ofrecer.

El libre ejercicio de la ocupación

(Carlos Inquilino)

Zonificar las cavidades
libres o/y ocupables.

Ozonizar  los huecos
o/y nichos
aptos para la ocupación.

Espacio y tiempo vacantes,
recursos necesarios
para el ejercicio de cualquier
ocupación.

La materia que nos ocupa
incluye el vacío  (lo)
y la necesidad secuencial de
ocupar  y  desocupar

(Dejo este espacio libre)

La ocupación plena no existe
como tampoco el perfecto vacío
ni el reposo absoluto

(Pero existe la muerte: una certeza
que además es la única)


II

Entre estar ocupado
y ocuparse
hay  un  abismo

Ahora estoy ocupado
en emitir este enunciado:
emitir es una ocupación

(es necesario emitir algo
para poder volver a incorporar)

Es tan natural incorporar
como ser incorporado

(la voz pasiva nos permite
detectar el objeto directo. 
Cada objeto emitido ocupa
un espacio)



III

Librados a emitir signos vitales
sentimos,  conocemos,  buscamos
el sentido en la función.

Gozamos emitiendo su residuo
y gozamos del sentido residual-

¿Quién es más libre:  
el ocupado o el desocupado?

No hay que preocuparse:  
ocupamos un lugar transitorio
y toda ocupación es relativa.

Zonifiquemos el futuro:
toda cavidad es una oportunidad
para ocupantes venideros.

Hay que estar disponible,
no es lo mismo ocuparse
que estar ocupado.

Supe nacer desocupado
y supe más:

Todo lo que somos
proviene del pasado.

Para aburrirse con ganas

(Onésimo Evans)

El aburrimiento es un signo vital,
le escribo a un compañero (*)
que se aburre, después de un infarto.

No sé si es ocurrente.  Para ser sincero,
antes se me ocurrió:  No hay aburrimiento
sincero.

No sé por qué la descarté,
es lo normal, pienso, descartar.
Siempre hay algo que descartar.
Elegir es descartar:  una función natural,
como escribir  (descarto otras palabras
para escribir éstas)

La vida es un continuo descarte
que sucede, mientras nos vamos
volviendo descartables, podría cerrar:
¿Cómo aburrirse, habiendo tanto por
descartar?

Pero no, no descarto nada
y a riesgo de aburrir a algún lector
ocasional  (que descarta al aburrimiento
como motivo o recurso poético)
vuelvo a cero, para ser sincero:

Descartar es un signo vital.

Opción 1:  No hubiera sido adecuado
inquietar al compañero operado
poniendo en duda la sinceridad
de su aburrimiento.

Opción 2:  La descarté, por no poder
recordar al autor de la frase  ¿Lacán?
¿Barthes? ¿Nietzsche? ¿Sócrates?
¿Descartes?

Podría averiguarlo…, sí, pero cuando
esté aburrido.

Ahora descarto todo, compañero!

***


(*) compañero:  dícese de aquel que descarta
      más o menos lo mismo que uno

El problema de la organización

(Horacio Ruminal)

“Los hombres no inventan nada
sin que las circunstancias los obliguen”

El desarrollo, no ha dejado de agregar
obligaciones, el hombre crea organizaciones
que luego debe padecer:  desde la familia
hasta la OEA, la ONU o la OIT
y tantas otras, sin olvidar las ONG.

La necesidad de organizarse
y confiar en organismos superiores
obliga a asumir obligaciones
cada vez más costosas.

El exceso de organización
hace que algunos necesiten 
organizar su tiempo libre  (recurriendo
a otras organizaciones que a su vez,
tercerizan en otras)  y haya, incluso,
quienes contratan la asesoría de expertos
para organizar la evasión de sus obligaciones
y liberar activos.

Toda actividad, requiere una organización
para economizar recursos, reducir costos,
ahorrar tiempo y energía, y que la inversión
resulte productiva.

Las organizaciones, como otros organismos,
se multiplican por división:

Una contradicción bien tramitada
es superior a cualquier argumento
irrefutable.

El problema del tiempo libre
es que crea la necesidad de organizarlo, 
lo que explica la aspiración de tantos
funcionarios, de alcanzar la ocupación
plena.

Algo que ya había sido advertido
por el líder popular, el primer trabajador:

Sólo la organización vence al tiempo.

Víveres

(Asensio Escalante)

Vi víveres enhiestos
adláteres, mucílagos

Vi válvulas, binomios,
vestigios y vetustas
virtudes en las márgenes

Vi hojas y cadáveres
creciendo entre guapísimos 
guarismos 

Vi esporas en las vísperas
y efímeras vigencias

Vi turgencias declinar
en tiempo y forma
alimentando el sueño
vermiforme

Vi pasar al participio agusanado
y al gusano sano
en plena ocupación, indiferente
a los fermentos 
del trabajo humano
sin reclamar su condición de prójimo

Vi vertir y vi invertir,
vi verificar, clasificar y envasar

Vi catafalcos, cataduras y catéteres

Vi cuerpos resignándose
al futuro de ser víveres
orgullosos de ser aptos
para el consumo humano

Vi consumir y celebrar
sin preguntar:  Ud. preguntará
por la continuidad del canto

¿Ud. preguntará por qué cantamos?