Credo

(Horacio Ruminal)


Creo en la suspicacia y en la paronomasia.
Creo en la producción subrepticia
de objetos, sujetos e intersticios.
No paro de creer.
Creo en la eficiencia y en la eficacia
en las ciencias y sus deficiencias.
Creo en la injusticia y en la diplomacia.

Creo en el principio adulterado
precursor del participio futuro
(el futuro es pura alteración)

Creo en el epífito
y en la vida parasitaria 
como expresión superadora
de las necesidades individuales.

Creo en los entes autárquicos, autónomos, autógenos
y en la libre determinación
de los pueblos destinados.

Creo en la predisposición positiva
y en la suma de todos los dispositivos
disponibles.

Creo en la movilidad social descendente,
en el transporte público y laico
y en los discursos intrascendentes.

Creo en el libre ejercicio de la autoridad,
en la autoridad moral de las nuevas
aplicaciones y en el derecho de autor
de los autores intelectuales.

Creo en el dominio y el autocontrol,
y en la naturaleza de la función dominante.
Creo en el dominio estéril, la posesión
intrascendente y la falta de definición.

Creo en el libre juego
entre dominantes y dominados.
Creo en el juego y en la mesa
y en las tradiciones familiares.

Creo en las familias de palabras
en los juegos prohibidos
y en los movimientos espasmódicos.

Creo en la movilidad propia
de los organismos y los órganos
competentes: creo en el intercambio,
en el tráfico de órganos y en el cultivo
inorgánico. Creo en todos los órganos,
incluso en los oficiales.

Creo en la multiplicación de los panes
en la división de poderes, en el sermón
de la montaña y en la multiplicación
por división.
Creo en la división indefinida,
el crecimiento infinito , la reproducción
automatizada y el desarrollo sustentable.

Creo en el plan perfecto y el diseño divino.
Creo en el vino y en el sistema binario.
Creo en la homofonia y en la polisemia,
en las relaciones intrínsecas, endógamas
y empáticas con las externalidades
que se desarrollan.

Creo en el ahorro forzoso, 
en la reconciliación obligatoria
y en la libre determinación.

Creo en la aspiración excesiva
y la ambición desmesurada
(para ser puta y no ganar nada
más vale ser mujer honrada)

Creo en las reservas morales
de los sectores marginales
y en las virtudes residuales
de las relaciones virtuales.

Creo en la función social de la propiedad.
Creo en los elementos probatorios,
en la inversión de la carga de la prueba.
Creo en los retretes y los mingitorios,
creo en la reinversión y en la contraprueba.

Creo en la libre circulación, en el libre juego
y la sana competencia, creo en la abstinencia
y en la alternancia, en la necesidad  y en la
abundancia.

Creo en el emprendedurismo 
Creo en el empoderamiento 
y en los nuevos emprendimientos 
de los recursos semánticos.

Creo en la recomposición, la reconfiguración,
el reperfilamiento, la reformulación, el recambio,
la redistribucion, la reconversión, la remarcación
y la reencarnación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s