Hay un túnel…

(Tomás Lovano)


Hay un túnel al final de la luz
se puede ver:  no es un deber
ver la luz
ni observar los límites

Puede observarse:
el reflejo abovedado que reluce
como un fin
al filo de la luz

Se debe observar y hacer observar,
ningún deber abolirá los límites,
la pérdida sensible
al volumen de ilusión verificable

Los cableados de la Fe son infinitos:
Hay cables sobre el arbolado municipal
y cables soterrados, cables tangibles
y tocables y los que no se tocan 
ni se ven. Cables inabarcables para
el observador imaginario, tanto como
para el abonado en servicio.

Abanicables cables, axiales y sutiles
conducen el fluído que ilumina
al extraviado: los insondables
misterios de la Fe.

La Fe, ilumina al que vacila.
A la Luz de la Fe, la tiniebla se disipa.
La Fe, es entre las pasiones la más pura.

La Fe, ilumina al que vacila.
provée sentido y despeja las dudas.
No ahorres luz:
No es lo mismo vacilar iluminado
que vacilar a oscuras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s