Plantas

(Ricardo Mansoler)


 Me gustaba esta planta,
 aunque sólo conocía su nombre
 y sus hojas lustrosas
 de un verde profundo.

 Quise tenerla, a pesar de la falta
 de espacio y de árboles
 con quienes suele convivir.

 Se adaptó al departamento reducido
 y a mis hábitos irreductibles, 
 tenía luz suficiente y parecía estar
 a gusto.

 Una noche, al salir del ascensor,
 un perfume salvaje, expansivo y
 purificador anticipaba la magia
 que habitaba mi casa.

 Me gustaba esa planta. Tuve otras
 variedades de su especie, pero nunca
 volví a percibir y disfrutar aquel
 aroma profundo.

 Siempre me atrajo esa planta,
 hasta que supe que su savia es veneno...

 Entonces la amé. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s