La evolución del poema

Hay que cuidar el producto:

 El poema producto
 reconoce su deuda epistémica
 con la evolución

 La palabra
 es producto de la evolución

 La palabra producto
 registra una evolución
 tanto como la palabra
 evolución

 La lengua es un organismo vivo,
 dinámico y emprendedor,
 un metabolismo en constante
 evolución
 (Hoy oímos con naturalidad, hablar de
 la evolución de la leche,
 la evolución de la carne,
 la evolución del combustible fósil.
 Mientras cursamos nuestra propia evolución
 con una mirada evolutiva
 Gracias a la publicidad,
 los significantes desarrollan nuevas prestaciones
 y aplicaciones
 La evolución, hace que aceptemos acepciones
 que antes hubieran sido inaceptables:  
 la naturaleza expansiva de las acepciones
 parece no tener límites, 
 con lo cual,  la diversidad de significantes
 pronto perderá sentido   ¿para qué tantas voces
 si una palabra puede significarlo todo?)

 Este poema, asume su huella evolutiva
 y su carga de futuro

 Este poema contiene milenios de historia
 evolutiva, pero trabaja con ideas disruptivas,
 escalables, replicables, sustentables,
 refutables  y  perfectamente
 degradables.

 El poema producto
 sabe que debe responder a las necesidades
 de un mercado en continua evolución:

 No podemos escribir el mismo poema que ayer.

 Este poema contiene tecnología de punta,
 procede de la punta roma 
 de un bolígrafo chino.


Tomás Mercante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s