Voces embozadas

Que se vengan los niños

Criaturas que se vengan ? ¿de parte de quién?

¿ó de quienes?

¿de quienes fueron niños que vinieron desde dónde

a vengar lo qué ?

Lo que no se dice se sufre

se expresa con el cuerpo: el cuerpo se nos venga

otras voces / a través

de un cuerpo

cobran vida / atravesándola

(la vida es algo que se cobra: tiene un precio

y un costo -no siempre coinciden-)

A veces no alcanza con la vida

y otras vienen a hacerse cargo de las deudas,

a saldar

hay deudas anteriores, superiores, residuales…

Queda la duda

Tu voz no es toda tuya -toda voz, se sabe,

es un vehículo del aire-

Un cuerpo es portador de voces.

Diversas voces conviven en el tiempo

y entablan sus propias relaciones de necesidad.

Armonizar esas voces no es sencillo,

pero hay necesidad.

A través del cambio de la voz

el cuerpo empieza a clausurar la infancia

-tiene voz, la infancia, sólo voz-

Las voces no se entierran, aunque se

deterioren : vamos perdiendo la voz

-hay voces perdidas, voces perdedoras, la voz

de la perdición y voces que hacen perder

todo interés-

La voz es algo que desciende .

Se puede, a veces, escuchar en la voz propia

la de los antepasados -acaso otra forma

de venganza-

Pero nunca, ó casi nunca deja de ser,

aunque se modifique, la forma de un registro

propio, idéntico a sí mismo.

Hay quienes cuidan la voz;

hay voces ajustadas, impostadas, perentorias, ensayadas,

edulcoradas, pulidas, adaptadas, pasteurizadas, embozadas.

Voces autorizadas y voces que esperan autorización. Hay voces

subordinadas y está la voz de mando, y voces de demanda.

Está la voz de la experiencia, la de la conciencia, así como

hay voceros oficiales y hay voces paralelas.

Hay voces que sólo se destacan como segunda voz.

Hay voces trabajadas.

El dominio de la voz es algo que puede adquirirse

y a su vez recoge admiración por parte de otras voces,

hay voces dominadas y voces dominantes;

hay voces contenidas. La función dominante

contiene la necesidad de resolución.

Hay resoluciones deceptivas

así como necesidades sin resolver

que quedan, quedan en el tiempo

-cadencia rota-

a la espera de otras voces

que vengan a vengar.

Una respuesta a “Voces embozadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s